miércoles, 30 de noviembre de 2016

Desgarradura



Poesía Beat. Colección visor de poesía. Madrid 1977

La poesía beat nace desde una desgarradura, el grito que emana de una sociedad podrida de indiferencia. Al principio parece ser la voz desesperanzada de una generación decepcionada de sí misma, uno tarda en percatarse de la fe de la que están empapados cada uno de los poemas. Lo verdaderamente pelicular es lo que produce sosiego en los beatnik. Dios esta representado en los objetos de la cotidianidad, el acido, los cigarrillos, las tijeras, las alucinaciones, el jazz y las navajas de afeitar.
La  sociedad de la post guerra era una sociedad que había perdido la fe, había perdido la esperanza en América y en todos los sueños que les habían enseñado a tener  y que ahora de la misma manera los obligaban a perderlos. Los beat recobran la capacidad de creer, dejan de lado el presunto sueño americano para forjarse nuevos ideales. El uso de las drogas es el medio que los hace acercarse a la divinidad.
Se percibe un aliento antinacionalista y cierta fascinación por lo que pueda alejarlos de esa patria que  no representa un territorio sino una sociedad burlada y violentada, el chamanismo de México, algunos paisajes de Europa, el hinduismo y la cultura Zen son influencias importantes para este movimiento.
El lenguaje de este género es un arma potente porque es el inicio de la  libertad. La palabra es el medio por la cual se comienza la apertura de los sentidos. El uso de lenguaje es claro, y con uso de elementos que marcan una ruptura con lo convencional.
La poesía es beat es apta para leerse en el camino, (referencia a on the road de Jack Kerouac)  no creo que lo sea para encontrar  respuestas, sino para generar más dudas y dejarnos sobre la lengua el sonido del ácido al rozarse contra la sábana de los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡