viernes, 13 de junio de 2014

Poemario del dolor



imagen: nicoletta ceccoli

I
A mi padre

La  cabeza llena de enredos distantes,
no volará el cisne azul,
ballestas atestadas de mentiras.

Hay un maldito manicomio
atascado en las puertas y rincones de mi casa
¡Zappa, sálvame sólo ésta noche!
sálvame de mi sangre que se levanta y me desgarra,
de mis entrañas que me parten.

Desde el inicio de éste sueño
se ha infectado mi memoria,
la histeria me quema,
es la herencia única y estúpida
que han podido dejar
los antidepresivos, la culpa,
insomnio y mi adicción al dolor.

Padre perro
¿por qué germinaste la semilla?
si huiste al disparo del alba,
mi mar te sepulta en la ausencia de Dios,
frunzo mis sueños, los parto,
nada queda.

II
Dolor

Apesta
duele mi pluma fúnebre,
mi ofuscación,
el rendimiento de mis huesos,
la colcha de planetas se extingue
y yo
desaparezco. 

Tiembla el muerto y se despreocupa,
los jugos viscerales del recuerdo me rebasan,
no hago más que romperte en un poema,
un silencio a ti,
mi hermoso zombi,
réquiem discreto te rezo
y te sepulto
en el hueco que fue, mi corazón maldito.

III
Ensueño

Tu voz  danzando en las aceras,
el ministerio de tus huesos,
tu oído sobre mi,
nocturna inocencia despierta
callada constelación informe.

Estampida de rosas
cosechadas en el agua del ensueño,
teoría de astromelias resurrectas, que nacen ante ti.

De madrugada sólo el hielo de tus besos,
cuando todo se recubre de mi sangre,
callada, enclaustrada,
encerrada en la tumba de tu voz,
en mis oídos que se derraman sin tu nombre.

Amanece
mi almohada no descansa sin la caricia de tu aroma,
los violines de tus labios se quiebran,
todo está igual,
orden impuesto.

La tortuga vuela y desaparece
el tiempo me taladra,
la soledad aumenta sin tu reconocimiento.

IV
Iluminación

¿A dónde va mi corazón amarillo?
Atácame, mátame,
suelta el hilo de mi sangre que corre tras tu sombra
te entierro en la tumba del amor,
adentro la lengua más herida.
Nada es correcto de tus labios.
Te asesina la subjetividad de mi cabello,
rueda el cuchillo y ataca mis sueños
tras el telón sólo mi incongruencia.
Termina el juego de encuentro.
 (2005)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡