viernes, 6 de junio de 2014

Crucifixión violácea

Vagina o muñecas cercenadas,
corona entretejida de llanto,
me proclama  reina- “rey” de los idiotas.

Extracto puro de rosa descalza
lágrimas de un Dios deprimido por la lluvia,
mujeres que llevan la vacuidad de su rostro a los altares.

¿De qué ha servido alimentar la tierra
del más puro dolor,
del veneno de los hombres?
del sudor de las plantas,
de mi nombre que busco,
de estas almas vacías.

Caen planetas convertidos en polvo,
fragmentos danzan en mundos de caos.
Me duele buscar tus pétalos en los baúles
me duelen las sombras que acechan por la noche.

¿Dónde ha quedado la paz y la palabra,
dónde quedó la música y el ácido?

Me consumo bajo tazas,
devorada por máscaras autótrofas.
Profetas con lenguas de verdades,
bañados por miel azul,
 aún continúan proclamando:
¿dónde estamos?

(2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡