martes, 25 de junio de 2013

Compañeras de clase:





Son las dos de la tarde y el sol pesa sobre mi frente, quema mis pulmones, las dos de la tarde y tú con ese gesto idiota te levantas y subes tus pantalones, tal vez para que tus cintura se marque todavía mas, sonríes y sales apresurada del salón de clases, corres junto con la horda de estudiantes,
Mariana con tus diecinueve años, tu hija de cuatro y tu ex marido militar eres la antítesis de lo que yo elegiría para mi vida, ¿Qué es lo que yo elegiría? Sin embargo me caes bien.
Adriana por qué sales a la carretera corriendo, agitas los músculos de la cadera, de la  cara y sonríes como una “miss” a cada sardo. La zona militar está cerca de aquí,  a veces pienso que por eso escogiste esta escuela.  Pero hoy es un día especial, hoy no nos quedaremos paradas a la orilla de la carretera agitando los brazos pidiendo un aventón al centro. Hoy ya está esperándonos tu amigo Antonio, subo a la camioneta blanca, atrás, lo saludas y le dices que hoy voy a ser su hija, es mi amiga Marcela dices, Toño apenas me mira, yo lo observo bien, el corte casi a rape, moreno de pelo hirsuto, ojos aindiados y sonrisa vertical. Me pregunto qué hago aquí, por qué no te dejo ir sola, correr tras la desgracia. Pero ya estamos en camino, la curiosidad mató al gano, y yo ardo de ganas de ir al puti por primera vez, quiero conocer el bar  “gatitas” aunque sea de día.
Antonio se estaciona cerca del panteón, bajamos y descubro un espacio incierto, dónde están las luces, la piel de víbora, el terciopelo rosa… sólo veo un piso de cemento gris y unas sillas de la chuperior, vamos hasta la barra, el barman esta acomodando las chelas que  acaban de traer, a siete leguas también se notaría que es gay, nos dice que se lleva bien con todas las muchachas, nos enseña un video de su celular, una rubia despampanante se arregla el pelo en el baño, luego entra en acción una morena menudita, se dan un pico y el video termina. Es Deyanira y Betty dice.
Qué chingados hago aquí me digo, menor de edad en una casa de citas, sólo falta que nos caiga la tira, sólo falta que nos encierren, eso nos pasa por  venir a una casa de trata de blancas, por qué dirán de blancas, no habrá morenas, la tal Betty esta renegra.
Antonio entra al cuarto de las chicas, dice que están dormidas, no nos va a poder presentar a nadie, nos suelta el rollo de que hay muchas chicas que viven aquí, que también estudian, nosotros también podríamos si quisiéramos, todo muy sutil, todo lo dice sin asustarnos, el cantinero sonríe. Te  imagino bajando las escaleras, y en medio del escenario que ahora si ya descubrí, y ahí esta el peluche color celeste y la organza que cuelga del techo con estrellitas de color rosa, nada que ver con esa rubia, tu rostro es tosco, pero quizá esas caderas de color prieto, y tú agitándolas como siempre. Mariana, por fin dice que nos tenemos que ir, qué alivio, respiro hondo. Yo aquí me quedo les digo y me bajo en el centro de prisa, mi mamá ya debe estar encabronada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡