miércoles, 17 de abril de 2013

Puertas

La muchacha dijo


Aquí hay una puerta,

No estaba sola

Vestía una túnica

O un pantalón gastado

O un jersey un poco grande

O un kimono.

Los sueños rotos,

Eso sí,

Como cada sábado.



Estaban a punto de dormir

Y repitió en voz alta:

Aquí hay una puerta

Y se durmió pensando en ello,

Su subconsciente le repetía como un eco:

Aquí hay una puerta

Aquí hay una puerta

En sueños

Se preguntaba donde,

Y sobre todo

Si la puerta estaba abierta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡