lunes, 29 de abril de 2013

Cuestion de tiempo



Decidí encerrarme en mi habitación.
Necesitaba llorar todo lo que tenia dentro.
 Lloré hasta hincharme, hasta que mis párpados se desprendieron de mis ojos. Mis poros reventaron, brotaron lágrimas de cada centímetro de piel. La costra que se me había formado, se reblandeció, estallo hasta desprenderse en tiras. Mi sangre se licuó entre el abundante fluído hasta que perdí el equilibrio, la conciencia.

Al día siguiente cuando pensé que el peso que ahogaba mi corazón seria menos grande, pensé que podría sonreír y volver a sentirme satisfecha. Me di cuenta de que no había aprendido nada. Descubrí como una mujer había ocasionado el diluvio llorando 40 días y 40 noches. Me sentía triste, y no sabia si 40 días serian suficientes. Como fuese, el día llegaría. Era joven, aun tenia para llorar todo una vida. Con el tiempo uno no puede darse los mismos lujos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡