lunes, 21 de junio de 2010

El recuerdo y la furia





Mi padre perteneció a la raza de los Óbuc, raza antigua y violenta, que desde el inicio del tiempo se mostró sedienta de sangre. Tienen un aspecto repugnante, aunque lo verdaderamente asqueroso es su comportamiento, sobreviven gracias a su maldad innata, a su capacidad para aprovecharse de los débiles.
Los Óbuc son capaces de sobrevivir en el desierto, se alimentan de arena y de huesos de los muertos. Son tan fuertes que sobreviven a todas las condiciones de humedad y temperatura a las que deben someterse, en los asaltos que realizan a otras tribus. Poseen una piel extremadamente dura y una larga cola que los dota de estabilidad en cualquier terreno. Son de baja estatura, agiles maquinas de matar gracias a esos dientes afilados, a esa mandíbula enorme. Tienen aspecto de un reptil fosilizado. Lo que verdaderamente lo caracteriza son esas costumbres tan distintas al del resto de las tribus; no entierran a los muertos, los dejan secarse al sol. No hay gobierno ni orden, sólo son capaces de rendir culto a ellos mismos. Prácticamente no existe ningún símbolo ni unión entre ellos, únicamente se observa un vínculo durante los primeros años de enseñanza de los miembros más jóvenes. Su lenguaje es primitivo. Habitan en pequeñas casas de arena. La expresión de su rostro es escalofriante; siempre parecen reír, aún mientras esas fauces decapitan, mientras destrozan los huesos de sus víctimas. La característica más importante de los Óbuc es que entre ellos no hay mujeres. Lograron exterminarlas hace muchos siglos, algunos dicen que fue para divertirse, otros piensan que era parte de un plan estructurado, con el que comenzaron sus ataques a otras tribus. Este tipo de actos son comunes en su asquerosa naturaleza. La desgracia los hace regocijarse. Esta es la razón principal que los obliga a desplazarse por las arenas del desierto hasta encontrar alguna aldea. Aparecen por la noche, entran a las chozas, violan a las mujeres y matan a los niños, roban y destruyen todo a su paso. Después de varios años vuelven a los pueblos en busca de los vástagos con los que compartan características, vuelven para reclutarlos y enseñarles la vida en el desierto. Saben que la mayoría de las mujeres son incapaces de matar a esas semillas, dejan que la maldad y el odio crezcan dentro de su vientre. De esta forma sobreviven, garantizar su permanencia a costa de la agonía y la nausea que provocan. A veces los Óbuc pasan muchos años sin atacar a ningún pueblo, nos permiten vivir períodos de paz, pero siempre regresan para dejar un rastro de dolor y de sangre tras de si.
Mi madre es una aldeana de la antigua raza Sebu, raza pacífica, de tamaño reducido, de pies fuertes. Su mayor instrumento de sobrevivencia es su nariz alargada, una especie de tercer brazo que les permite cosechar y recolectar con rapidez. Tienen orejas son enormes y una memoria de sorprendente precisión, que los caracteriza; esa capacidad para escuchar, para aprender y contar historias. Los Sebu tienen claro que los dioses les dotaron de orejas enormes para oír todos los sonidos del mundo, por eso la música es tan importante para ellos. Los niños eligen su nombre, en la primera palabra que deciden cantar, ese es también el nombre de su melodía. A lo largo de nuestra vida debemos componer una canción que será estudiada y aprendida por la tribu tras nuestra muerte, de esa forma realmente nunca moriremos. Los Sebu cantan mientras cosechan, mientras duermen, mientras sonríen. Esta es la forma en que recuerdan, en la que honrar a los muertos.
Soy el producto de una unión violenta. Soy diferente porque aunque los dioses decidieron volcar en mí todo lo repugnante, me permitieron permanecer aquí. Soy un monstruo, en mi rostro se percibe un parecido con una antigua raza de guerreros, mis rasgos son horribles, atemorizantes. Cuando los Óbuc volvieron a reclutar a sus vástagos, no me llevaron con ellos porque no reconocieron en mí ninguno de sus rasgos, solo la maldad y el odio me unen a ellos.
Los Sebu han cuidado de mí, me enseñaron a cantar. Mi madre me crió, me alimentó, me enseñó a recordar con toda la bondad y la armonía que la habitan. Todos han tratado de hacerme sentir un Sebu, a pesar de que los dioses no me han dotado de orejas enormes ni una nariz alargada como un brazo, de que me hayan castigado con unos ojos pequeños y una mandíbula gigante. Mi cabeza es diminuta y ligera, mis brazos son anchos, fuertes como árboles. Mi nombre es Furia. Esa fue la primera palabra que elegí para cantar. Yo me dirigí al desierto y estrangulé a mi padre con su enorme lengua mientras dormía, soy ligero porque los dioses han querido que sea brisa y hoja. Fui maldecido con la incapacidad de hacer manar las notas, nunca he podido cantar otra palabra que no sea mi nombre, por eso escribo estas palabras confiando en la memoria de los Sebu, este es mi canto, de esta forma quiero que se me recuerde. Los Óbuc volverán, sé que me buscan, y quizá mi destino sea morir entre sus fauces, pero sé que mientras uno solo de mi raza sobreviva y cante, mientras recuerde todos los nombres, el miedo no podrá apoderarse de nosotros y jamás seremos exterminados, viviremos por siempre, cantaré unido a ellos, lo haremos tan alto que los Óbuc podrán oírnos por las noches desde el desierto.

12 comentarios:

  1. un cuento precioso. ya lo habia oido en el desierto :)

    ResponderEliminar
  2. ME ALEGRA QUE LO HAYAS ESCUCHADO, PERO EN EL DESIERTO? SOLO ESPERO QUE NO SEAS UN OBUC SINO UN CAMINANTE..SALUDOS¡¡¡ :D

    ResponderEliminar
  3. orquídea, me parece de tanta ignorancia no haber sabido de los óbuc y los sebu... no sé si es por no leer las leyendas de nuestros antepasados, por no viajar...

    me han encantado la atmósfera, el canto, la huida, el cuento, la voz, las fotos de familia...

    está muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho tu texto. Ojalá puedas checar mi blog; también escribo sobre literatura pero sin la pasión que te caracteriza. "Other voices, other rooms", como decía el buen Capote. http://confumultiple.blogspot.com
    Andrés López. Puebla.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS CONICA POR TUS COMENTARIOS, COMO SIEMPRE DA GUSTO LEERTE¡¡
    Y GRACIAS LIBERTINE CLARO QUE ME PASARE AHORA POR TU BLOG, GRACIAS POR COMPARTIRLO CONMIGO, SALUDOS¡¡

    ResponderEliminar
  6. La mayoría me acusa de ser chorero, así que si te aburro, pues ya ni modo. Alguien dijo que si quieres dedicarte a la literatura lo peor que puedes hacer es estudiarla. Eso lo supe después de haberme aventado cuatro años en la Universidad estudiando teorías y conjeturas literarias que nada tenían que ver con lo que yo quería hacer. Quería escribir a mi modo y leer a mi modo sin ningún orden, sin respetarme como lector y yendo contracorriente de todo. Qué bueno que decidiste saltar al mar a quedarte en el barco y hundirte. En el mar hay mejores cosas. Hay trivialidades en todos los países, y sospecho que en España es igual. Si yo fuera tú, tomaría mi maleta y me largaría de Madrid, y haciendo autostop (subir un poco el pantalón para enseñar mis piernas velludas, en mi caso, serviría de muy poco, pero en el tuyo seguramente sería una arma eficaz y seductoramente incontenible) recorrería media Europa, emborrachándome con cerveza alemana y durmiendo en cualquier hotelucho como buen clochard. Haz el recorrido del Danubio: Viena, Salzburgo, Sofía, Bucarest, Estambul. Eso estaría genial ¿no? Quienes estamos acá nos conformamos con la ruta Puebla-Oaxtepec-Tepetongo jaja. (Por cierto, chécate el cuento Lugar llamado Kindberg de Cortázar, es sobre un tipo argentino que vive en París y se encuentra, en Bélgica, a una uruguaya que pide autostop. Se enamoran, hacen el amor en un hotel bellísimo de Brujas (o algo así), se dejan y el tipo de estampa contra un tronco a 150 por hora. )
    Matzumi es una proyección lúdica mía, pero sí, es mi alter ego sexual.
    Ojalá leas más cosas sobre Saramago, hay cosas muy buenas en ese portugués universal.
    Saludos desde la tierra del dulce camote, las cemitas al pastor y el pulque de cacahuate. Seguimos en contacto, my dear Orchild Psycho.
    Andrés.

    ResponderEliminar
  7. NO ME ABURRO, QUIZA LA LITERATURA O UNA PARTE DE ELLA ESTE EN COMPARTIR ESTAS NIMIEDADES... CREO QUE CON LA LITERATURA ACERTE COMO BIEN DICES SALI DE LA CARRERA EN MEXICO EN TUXTLA; CHIAPAS¡¡¡¡ AUQUE EL PLAN INICIAL ERA ESTUDIAR FILOLOGIA AQUI, ESPERANDO ENCONTRARME CON UN MEJOR NIVEL,ILUSA DE MI, ADEMAS QUE ME ES IMPOSIBLE COSTEARME LA CARRERA AHORA DESEMPLADA Y CON UNA CRISIS LABORAL MUCHO PEOR QUE EN MEXICO, VALOR AGREGADO VINEL CON UNA NOTA DE BACHLERATO DE 9,2 QUE SE VOLVIO AUTOMATICAMENTE UN 8 SOLO POR SER MEXICAN, HE HECHO EL EXAMEN QUE NO ERA TAN DIFICIL Y DICEN QUE NO LO HE PASADO, ADEMAS QUE RESULTE SER ANALFABETA Y MEDIA RETRASADA, SEGUN LA UNIVERSIDAD A DISTANCIA EN DONDE PAGUE 100 EUROS, EN FIN, SEÑALES PARA PERMANECER LEJOS DE ESE NEGOCIO QUE RESULTA LA UNIVERSIDAD, QUIERO HACERME UN MODULO DE ARTES GRARUITO, Y ESPERO PASAR EL EXAMEN CONFIO MAS EN ESTA ESCUELA, COMO TAL Y NO COMO UN NEGOCIO PARA ESTAFAR SUDACAS, QUE AUQUE NO SOY SUDACA SINO MAS BIEN CENTRACA O ALGO ASI LES DIO LO MISMO....
    Y AUQUE NO SOY TAN BEAT PARA HACER LO DEL AUTOESTOP PUES SI QUERIA PROBAR SUERTE, VER OTRAS COSAS, OIR OTRAS, CONOCER ALGO DIFERENTE PUES, A VECES TE SALE EL TIRO POR LA CULATA Y DE ALGUNA FORMA VEO QUE ME HE PRIVADO DE MUCHAS COSAS QUE AQUI NO ENCONTRARE Y QUE EXTRAÑO MUCHO, ALGO DEL ALMA QUE NO HE HALLADO AUN POR ESTOS LARES SIN EMBARGO COMO BIEN DICES TRATARE DE CONOCER LO MAS QUE PUEDA, DE VER TODO LO POSIBLE, Y DE RECORRER LO QUE PUEDA DE ESTAS TIERRAS, CON ILUSION ANTE TODO DE VOLVER, COMO EXTRAÑO MI PUEBLO Y ESO QUE ES BIEN ESPAÑOLETE PORQUE EN MI SAN CRISTOBAL HACEN JAMON PLANCHADO, BUTIFARRAS, MORONGA Y LONGANIZAS, AUQUE TAMBIEN POSH, HARTOS DULCES Y ROMPOPE, PERO ESQUE AQUI POR MUY RICO QUE ESTE EL CHORIZO LE HACE FALTA ALGO... POR CIERTO SE ME ANTOJO EL PULQUE DE CACAHUATE, AQUI DICEN CACAHUETE, AYYY ¡¡¡ Y BUENO TODO LO MALO SE ME HACE SOPORTABLE GRACIAS AL DESGRACIAO (JEJE) DEL QUE ME ENAMORE, POR EL QUE ESCRIBI EL CUENTO DE BAJO LAS SABANAS, QUIZA ME CREI MUCHO EL POEMA DE BENEDETTI DE NO TE SALVES, Y YA VEZ QUE NO ME SALVE... EN FIN SEGUIREMOS EN ELLO, Y CLARO LEYENDO ALGO MAS DE SARAMAGO, CON MUCHO GUSTO SEGUIRE CON ELLO, AHORA ESTOY CON EL GRAN GATSBY DE FITZGERALD QUE SE ME ESTA ATASCANDO UN POCO Y CON UNO DE LA BIBLIOTECA DE CHUCK PALAHNIUCK ..... Y TU?
    SALUDOS ¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Por cierto viví un par de años en Tuxtla, entre 2001 y 2003. Un tío me invitó a trabajar con él en una tienda de Parabrisas y vidrios; según recuerdo estaba por la 5 Norte y Calle Central. Desde luego conozco San Cris, alguna vez me emborraché y fumé yerba con unos hippies neoleoneses en el Madre Tierra y el Zapata (espero que existan todavía).
    Me enfrasqué hace cinco días con La mancha humana, de Roth. Algo que no me gusta hacer (porque predispone la lectura) es ver la película antes de leer el libro; sin embargo, la película me pareció tan exquisita (con Anthony Hopkins, Gary Sinise y Nicole Kidman)que me lancé a comprar el libro. Y no me ha descepcionado. Ampliamente recomendable.
    Un saludo, y espero que España te trate bien; como dicen, "un mexicano siempre regresa a México porque extraña dos cosas; la madre y la comida".

    ResponderEliminar
  9. me alegra que conozcas mi sancrispin de las tunas, tuxtla es lo que es, ya vez sin mucho encanto pero creo que mi pueblo es lindo, tiene lo suyo, es zapata se afresooo muchisimo y al final lo cerraron, por mi bien, ahora hay otro antro en el mismo sitio, el madre tierra si es el bar de la perdicion por exelencia jeje... no conozco el libro que me dices, ni la pelicula, la buscare, me gusta mucho anthony hopkins me recuerda a mi abuelo, y bueno pues espero encontrarla y descargarmela...
    españa no me trata mal, pero la gente, la madre, la comida, los amigos, el color y el alama de un lugar te hacen sentir mucha nostalgia y de seguro me haran volver
    por ahora ha conocer todo lo posible¡¡ saludos¡¡

    ResponderEliminar
  10. madre mia¡¡ perdona por las faltas de ortografia que he puesto "ha conocer"y en fin
    hasta luego

    ResponderEliminar
  11. Hola, no sé cómo he llegado hasta aquí pero me alegro. Me encantan tus textos, volveré cuando mi amo, el tiempo, me lo permita.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Agradezco sus comentarios y sugerencias para mejorar¡